Desde su introducción en 1994, la PC-7 MkII posee un excepcional nivel de equipamiento, rendimiento y rentabilidad para esta clase de aviones de entrenamiento.
Ofreciendo una plataforma de entrenamiento confiable y económica, el comportamiento dócil del PC-7 MkII en manos de un principiante, le otorga un ambiente de confianza para cadetes sin experiencia.
El Motor PT6A-25C le proporciona un funcionamiento con el costo más bajo de todas las aeronaves de entrenamiento a turbohélice.
El uso de fuselaje, aviónica y los sistemas comunes con el PC-9 M, permiten a los propietarios y operadores beneficiarse de una infraestructura combinada de estos dos tipos de aviones, establecida en Pilatus.